Cierre de Convocatoria Domingo Noche

 

Juan 1:1: “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.”

 

El principio es un lugar. La expresión “al principio” habla de una referencia de tiempo, mientras que “en el principio” indica lugar. Juan escribe que Jesús no solo apareció en Belén, sino que estuvo con Dios en forma de Verbo. El Verbo existía “en el principio”. No existe otra persona que haya divido la historia, solo Jesús lo hizo y lo hace en cada persona que lo recibe; de la misma manera lo hará en Venezuela. El cambio de un país comienza en el corazón de sus habitantes, y solo Jesús puede hacerlo. Si queremos transformar a este país debemos dejar de buscar culpables y comenzar a buscar soluciones. ¡Jesús es la solución!

 

Génesis 1: 1 - 3: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz.”

 

Dios proporcionó:

1. Visión

2. Orden

3. Producción

4. Dirección

 

Lo primero que Dios trae es luz y visión para que podamos reconocer nuestro problema; nadie puede cambiar sin reconocer que tiene que hacerlo. Dios ordenó la tierra por medio de la Palabra y esta es Jesús, por eso Él es la solución para cambiar cualquier circunstancia. Él no necesita estar rodeado de una situación cómoda o agradable, Él se mueve en medio del vacío y el desorden para luego transformarlo en algo glorioso. ¡Vienen días de gloria para Venezuela!

 

Lo segundo que trae Dios es orden. Para recomponer la sociedad venezolana debemos establecer orden y solo lo lograremos trayendo a Jesús.

 

Lo tercero que trajo la Palabra de Dios fue producción. Este país necesita comenzar a tener una visión de país, entender que debemos trabajar juntos. Esta tierra ha sido bendecida por Dios y debemos aprovechar los recursos que tenemos, nuestras manos son suficientes para producir en esta tierra (entendamos que el trabajo dignifica al trabajador); produzcamos en esta tierra para alimentar a nuestro pueblo y a otras naciones.

 

Lo cuarto que Dios proporciona es dirección, solo Él nos da la guía para vencer cualquier situación. En Venezuela estamos bajo la dirección de Dios; y siguiendo esa dirección podremos levantar a Venezuela y veremos volver a los venezolanos que hoy se encuentran lejos. ¡Veremos la Gloria de Dios en este país!

© El Evangelio Cambia

® Todos los derechos Reservados