Cuando llega un tiempo nuevo, lo viejo tiende desaparecer. Así que, Venezuela se prepara para ese tiempo nuevo. Dios lo va hacer aunque no queramos, porque Dios usará y avanzará con los que se integren a su plan de salvación.

 

Daniel 2:21 “El muda los tiempos y las edades; quita reyes, y pone reyes; da la sabiduría a los sabios, y la ciencia a los entendidos”. Hay un mensaje y un Dios que están vigente, por eso no podemos vivir desunidos, el llamado es contundente, debemos unirnos como iglesia. Tenemos que salir de nuestra visión personal y denominacional, y enfocarnos e integrarnos en el plan de Dios para este planeta.  Las naciones serán salvas y Venezuela es parte este plan de Dios.

 

Dios tiene un plan. Esto que estamos viviendo no está fuera de su propósito. Cada vez que Dios trae cambios de tiempo, cambia de influencia y cambia de liderazgo, indicando que es necesario el cambio de liderazgo para que haya cambio de influencia – lo que venía sucediendo será cambiado dramáticamente –. Así que, debemos adaptarnos a los tiempos que vienen, debemos estar claros de dónde venimos para saber a dónde vamos, y de estar forma, no repetir el camino. Por donde pasó y  transitó Venezuela, no volverá a pasar. Hay que ser sabios y ser dirigidos por el Espíritu Santo para que nuestra visión sea siempre reconciliadora.

 

1 Samuel 2:35: Y yo me suscitaré un sacerdote fiel, que haga conforme a mi corazón y a mi alma; y yo le edificaré casa firme, y andará delante de mí ungido todos los días. Y yo me suscitaré un sacerdote fiel, que haga conforme a mi corazón y a mi alma; y yo le edificaré casa firme, y andará delante de mí ungido todos los días.”

 

Una nueva y diferente influencia se aproxima. Debemos conocer a ese Dios que conoció David por relación. Por eso, la iglesia es responsable que el tiempo de Dios se manifieste, y la generación que se levantará lo hará sin contaminación, y amarán a su país. Un día le llegará el momento a Venezuela, el plan de Dios se basa en una generación joven, estamos preparando el camino para que cuando llegue esa generación, la predicación del Evangelio llegue al país entero.

 

Debemos adecuarnos a lo que viene, porque es muy grande. Se aproxima un gran avivamiento para nuestro país, y será usado ese motor que es la juventud. Vienen tiempos nuevos y está a puntos de llegar, Jesús será lo más importante en esta nación.

© El Evangelio Cambia

® Todos los derechos Reservados